• Curso on line

    Hace ya unos meses que venimos pensando en la manera de poder estar un poco más cerca de to@s vosotr@s e invitaros a conocer el mundo fascinante de la cerámica de una forma práctica y divertida.

    Ayer ¡por fin! acabamos de perfilar los últimos retoques de nuestro primer curso on line para que puedas hacer tus propias piezas.

    No me gusta nada que me graben y lo he pasado un poco regular pero espero que lo disfrutéis y que sólo sea el comienzo de una nueva aventura Busquereta.

    Como el frío ya ha llegado, hemos pensado que el mejor modo de empezar es aprendiendo a hacer una taza y su bandeja en la que tomar nuestro café o té bien calentitos. ¡A ver qué tal se da!

    Te enseñaremos todo lo necesario sobre, herramientas, barros, decoración de las piezas, cocciones… Un glosario de libros interesantes y de cuentas sorprendentes para que puedas ver el trabajo de otros artistas muy interesantes.

    Además encontrarás una útil plantilla con la que hacer la pieza que se propone y una divertida parte de tomas falsas para que pases un buen rato conociendo la realidad de backstage.

    Os pedimos que nos enviéis sugerencias para hacer otros cursos, cosas que echáis en falta, lo que más os gusta y lo que no tanto… para que podamos hacerlo cada vez mejor. (No seáis muy malos, es nuestra primera vez ante la cámara 🙁 ) Podéis además, enviarnos cualquier duda que os surja en el momento que queráis a info@busquereta.com y esperamos poder resolverla juntos.

    ¡Tenéis una súper promo de lanzamiento que sólo dura 4 días! Tu curso SÓLO a 14,99€

    ¡QUIERO LA SÚPER PROMO!

  • Busquereta taller creativo

     
     
    Tiempos de cambio

    ¿Sabes cuál es el mejor momento para hacer un cambio en tu modelo de negocio? Seguro que un batallón de expertos te diría que cualquiera menos el que estamos viviendo. Pues bien, soy una mujer a la que le ponen los retos:

    ¡El próximo 21 de septiembre abriré las puertas del nuevo emplazamiento de Busquereta en Valencia!

    ¿Qué será?

    Podríamos definirlo como taller creativo en el que además de pasarte a mirar y comprar las piezas cerámicas artesanales que hay en la web, encontrarás otros productos de la sección de Busquereta; La Tiendecita que te van a encantar; láminas, agendas, libretas, mug… con las ilustraciones exclusivas de Elaia, los minis, la colección esencial y ¡muchas más!

    El proceso de producción de todas las piezas Busquereta se inicia y finaliza en el taller, así que, si te pica el gusanillo de saber cómo se hacen, puedes pasarte a echar un ojo.

    La clave está en la pasión

    Pensamiento positivo y pasión son las claves para cualquier reto que te propongas en la vida. Por supuesto, no son garantía de éxito pero bien pensado, si no cupiera la posibilidad de estrellarse ¿dónde estaría el reto?

    No entiendas el pensamiento positivo como un objetivo, conviértelo en tu forma de vida y comprobarás que lo positivo atrae al buen rollo y que produce una cadena de fuertes eslabones tan fuertes que va a ser complicado romper.

    Así que ya sabes, si te pica la curiosidad, te apetece saber algo más sobre la cerámica, necesitas comprar un detalle para alguien especial o simplemente charlar un rato sobre lo azul que está el mar, puedes encontrarme a partir de 21 de septiembre en:

    C/ Tejedores, 12 Valencia

    No quietes el ojo de las RRSS para estar al día 😉

    @busquereta.ceramica

    Busquereta en Pinterest

    Busquereta en Facebook

  • Por dónde empezar

    Es posible que alguna vez hayas pensado en hacer tú mism@ una pieza cerámica y no sabes muy bien por dónde empezar.

    La verdad es que a mí me habría servido de gran ayuda tener un directorio en el que consultar todo lo necesario para iniciarme en este increíble mundo.

    La cerámica, como cualquier otra profesión tiene su propia jerga que en ocasiones puede resultar intimidante: curvas de cocción, bizcocho (que no de chocolate J), óxidos colorantes, barbotina, engobes… Pero que esto no te quite la idea de modelar.

    Para iniciarte en el modelado de la cerámica te recomiendo que asistas a unas clases iniciales. Yo comencé en un taller de Valencia El Taulellet, nada como las manos de una experta para enseñarte todos los entresijos de esta maravillosa profesión.

    Busca un taller cerca de ti. Si no lo encuentras, puedes hacer cursos on line, la oferta es muy variada. En Domestika te ofrecen una amplia gama de posibilidades para aprender on line. En mis inicios comencé por uno de Nona Bruna. Son muy útiles.

    Bien, ya sé cómo modelar pero ahora, ¿dónde compro los materiales?

    En Valencia lo tenemos muy fácil. La cerámica de Manises tiene reconocimiento internacional y también tiene aquí su origen la cerámica de marcas tan reconocidas como Lladró. Así que, conseguir material cerámico es relativamente sencillo desde aquí.

    La pasta la puedes encontrar en Vicente Díez. Me gusta comprar las cosas en tiendas especializadas, cuanto más cerrado el círculo, mejores productos. Vicente Diéz te ofrece una amplia gama de arcillas y te recomendarán la que mejor se adapte a tu proyecto.

    El proveedor por excelencia para cualquier material es Prodesco donde además de un trato exquisito encontrarás todo lo que busques, tanto si estás comenzando como si eres un gran profesional. Te van a aconsejar de principio a fin sobre todo lo que necesites. No tienen una tienda on line donde comprar directamente pero no te preocupes, porque te voy a indicar donde puedes encontrar sus materiales a través de uno de sus distribuidores: Marphil cerámica. En Marphil tienes todo lo que necesitas desde un pincel hasta un horno cerámico, puedes comprar on line y además puedes contactar con ellos vía Whatsapp para resolver cualquier duda que te surja. Además de la marca Prodesco, en Marphil encontrarás material de otros fabricantes igualmente buenos. Si vives en Madrid, puedes acercarte a la tienda, también ofrecen cursos presenciales muy interesantes.

    Así que, ¡ya no tienes excusa! Puedes comenzar a explorar por el fascinante mundo de la cerámica y siempre podrás consultarme cualquier duda que te surja en el camino.

     

  • La libreta de las ideas

    No sé a vosotros pero no consigo cuadrar confinamiento e inspiración.

    Hace unos meses soñaba con tener días enteros sólo para mí en los que poder crear, probar, experimentar con colores, formas, texturas… y sin embargo me encuentro atascada. Y es que la inspiración la encuentras en la naturaleza, en la calle, en la gente que te rodea, la familia, los amigos, los desconocidos que esperan en la cola de la fruta en el mercado…

     

    La libreta de las ideas

    Os contaré mi secreto para guardar la inspiración bajo llave y no dejar que se escape. Siempre llevo una libreta conmigo para poder dibujar algo que me llame la atención o apuntar una idea de esas de las que ya no te acordarías al llegar a casa. Una libreta emborronada con apuntes inclinados en las esquinas y flechas que van de un dibujo a otro. Esa libreta que ahora descansa sobre la mesa de trabajo esperando a que la saque para rellenarla de nuevo.

     

    Fomenta tu creatividad

    Nacemos con un excedente de creatividad que se merma con los años. La educación encorsetada, la eliminación de las asignaturas que alimentan la imaginación (música, dibujo, teatro…) hacen que cada día muera en nosotros una parcela de esa imprescindible cualidad. No queda más remedio que trabajar lo que antes era innato. Un excedente de creatividad en cualquiera de los campos en los que te muevas, te hará ser diferente y destacar del grupo.

    Intenta llevar una pequeña libreta siempre contigo (la libreta de las ideas) y apunta cada frase, imagen o persona que te remueva, que despierte en ti el más mínimo sentimiento. No es necesario que sepas dibujar ni tampoco que seas escritor. Simplemente dibuja,  escribe, apunta y cuando llegues a casa la revisas desde el principio. 

    No te fuerces, es posible que no necesites apuntar nada en unos días o incluso semanas. La inspiración llega sin avisar, no es algo programado, de ahí su magia.

    Observa cuanto te rodea, no te limites a mirar. Escudriña cada detalle, cambia la perspectiva de las cosas, imagina cómo se comportarían si se encontraran en un entorno diferente.

     

    La magia de ser diferente

    Un buen creativo siempre se pregunta, qué más puede ofrecer, cómo ser distinto a los demás. La solución no llega sin más, debes darle un empujoncito para ayudarle a emerger.

    Sal con tu libreta de ideas, observa con otra mirada, estudia, experimenta y un buen día, casi sin darte cuenta, tus proyectos no sólo saldrán a la luz, brillarán.

  • Trucos de artista

    Soy de las que opina que la creatividad se dispara en situaciones de estrés. Cuando efectivamente tienes la necesidad de sacar un proyecto adelante, necesitas buscar los medios para llevarlo a cabo de la manera que sea.

    Hacía unos meses que dejé de lado pintar sobre cubierta (sobre una pieza ya esmaltada) pero el personaje Elaia, nacido desde el trabajo confinado, ha hecho que retome esta técnica y lo cierto es que me gusta el resultado.

    En cuanto vi al personaje sobre una pieza de porcelana, ya no podía parar y al poco tiempo, me encontré con la mesa repleta de Elaias y una vajilla de porcelana de 18 piezas lista. A veces la inspiración llega así y hay que pillarla al vuelo porque ¿quién sabe cuándo volverá a aparecer?

    En general soy bastante crítica con mis trabajos y suelo adoptar una técnica que no me falla; cuando creo algo nuevo, generalmente estoy entusiasmada y pienso que es absolutamente genial. Imagino que es el resultado de esa euforia que te proporciona crear, una sensación de plenitud que no se puede comparar con nada más. Pero mi alma de artista también tiene una parte de racional (puede que sea porque en mis inicios me empeñé en sacarme la carrera de derecho y siempre queda algo de sensatez) así que, cuando acabo una obra, pieza… la dejo reposar un día. Durante 24h, no la miro. La guardo lo más que puedo porque la tentación a veces es irresistible. Pasado ese día, la miro de nuevo. Si me sigue gustando, la pongo a la venta o la incorporo a una exposición.

    La vajilla Elaia estuvo retenida y cubierta con una sábana durante una semana (me gustaba muchísimo y decidí ampliar el plazo para no ser tan subjetiva) y por fin, he decidido sacarla a la luz. Tengo que confesar que cuanto más tiempo pasa, más me gusta. ¡Prueba superada!

  • Besos desde mi balcón

    Ahora que te tengo un poco más lejos es cuanto más cerca te siento. Desde mi balcón te envío todos estos besos. Irán pasando de ventana en ventana hasta llegar a la tuya, guárdalos en cuanto te lleguen, un día que cada vez está más cerca, me acercaré a tu balcón y subiré hasta tu puerta para dártelos todos juntos. Mientras tanto, gracias vecinos por ayudarme a hacer esta cadena.

  • Be patient my friend

    Una de las cosas que primero aprendí de la cerámica es que no hay lugar en ella para la prisa.

    Acorde con el famoso slow motion tan de moda en estos tiempos, la cerámica y su proceso de elaboración contribuye a su aplicación en todas sus facetas.

    Así que, si eres de los que necesitas ver resultados en dos días, olvídalo porque la cerámica te exige bajar el ritmo, relajarte y tomarte tu tiempo.

    Para hacerlo muy básico os indicaré las fases del proceso de elaboración de las piezas, dejando atrás toda la complejidad en la elección de materiales, esmaltes y temperatura de cocciones.

    Lo primero que hace un ceramista antes de echar manos al barro es pensar bien en su diseño. Este es un proceso cuidado en el que debes pensar cómo vas a plantear la pieza, de cuántas partes de va a componer y cómo vas a ensamblarlas en su caso.

    Una vez tienes claro el diseño y ya has elegido la técnica con el que lo llevarás a cabo (torno, modelado, moldes) es el momento de ensuciarse.

    ¡Manos al barro!

    Moldeas tu pieza hasta que esté tal y como tú la diseñaste. En ocasiones sucede que el azar hace que la pieza que estás modelando acabe siendo diferente a como la planteaste y resulta sencillamente genial, forma parte de la magia del barro.

    Si tu pieza está lista, es el momento de dejarla secar. Ahora la pieza es muy, muy frágil de manera que trátala con mucho cuidado porque se puede romper con mucha facilidad.

    Cuando la pieza está seca, se hornea a baja temperatura entre 650ºC y 980ºC por lo que hace falta hornos especiales para la cocción.

    Primera cocción lista

    A estas piezas se les llama bizcocho. Comprobarás que son un poco más pequeñas. Es porque durante la cocción el agua de la arcilla se absorbe y hace que la pieza se encoja.

    Ya tienes la pieza lista para pintar/esmaltar. Una vez terminado este proceso nos vamos de nuevo al horno para la segunda cocción. Esta vez a mayor temperatura dependiendo del tipo de arcilla que hayas elegido.

    Abrir el horno en este último paso encierra toda la magia del proceso. La sensación de comprobar cómo ha quedado la pieza finalmente es fascinante y te aseguro que una vez empiezas, es difícil parar.

    Disfruta de cada momento que te ofrece el barro. Las decepciones, las imperfecciones, los logros, las emociones, todo forma parte de un proceso maravilloso que debes probar, al menos una vez.

     

     

     

  • Quiero pensar

    Me gusta pensar que de cada momento se puede sacar una oportunidad para mejorar. 

    Esta ilustración nació con el confinamiento y quiero que forme parte de una línea de piezas muy especial, porque esta vivencia ha sido única para todos nosotros.

    Quiero pensar que todo esto nos sirve para tomar conciencia de la calidad humana, pero de la que está al pie de la calle, en los hospitales, en los comercios, en las residencias, en las comisarías…no de los que posan en los medios.

    Quiero pensar que después de esto no voy a regatearte un abrazo ni voy a decir que no a ese café con una excusa tonta.

    Me gusta creer que nos vamos a ver más porque desde hoy, tenemos conciencia de lo que significa no poder vernos en demasiado tiempo.

    Quiero pensar que seremos conscientes de que los más mayores son vulnerables de verdad y necesitan atención especial. Especial significa  afecto, contacto, visitas, amor… no sólo atención médica. Son una pieza clave de la sociedad que no podemos perder. Con ellos se esfuman las costumbres, el saber, la experiencia.

    Estoy convencida de que esto nos dará una lección de vida y sabremos aplicarla en el futuro.

    Me muero de ganas por veros a todos; los que os conozco y a los que conoceré a lo largo de la vida.

    ¡Todo va a salir bien! ¡Todo esto nos hará mejores!

     

  • Busquereta mini

    Hecha a volar tu imaginación. En Busquereta mini todo es posible. 

    Colección de piezas para los más mini de la casa. ¿Estabas pensando en un regalo para un bebé?  reo que ya has encontrado el más tierno. Una vajilla única, mini. Pensadas para esa personita especial. 

    Cualquier duda sobre las posibilidades de personalización cuéntamelas, me encantará poder ayudarte a conseguir esa pieza sólo para ti.

     

  • Sobre mí

    Me gusta meterme en la cama y oler a sábanas recién lavadas. A veces me quedo quieta un buen rato y escucho el silencio, me gusta como suena. No me gusta tender la ropa, pero es aún peor si la lavadora está llena de calcetines minúsculos y hace un frío que pela. Me gusta abrir la ventana por la noche cuando llueve y oler a tierra recién mojada y a hierba. Odio con todas mis ganas a los payasos de Micolor. Me gusta perderme en el mar de Formentera en el mes de Mayo, sin extraños, ni motos, ni siliconas y pasarme horas debajo del agua mirando los peces. No me gusta el arroz negro ni el olor a Reflex. Me da mucho asco quitar los pelos mojados de la bañera. Hace por lo menos ocho años que no voy a la tienda que está junto a las Torres de Serrano a encapricharme del lienzo más grande y pintar un montón de flores silvestres mientras suena Tannhäuser. No me gusta la hipocresía ni la gente que se cree que los eructos son graciosos. Me encanta columpiarme en el parque cuando los niños se han marchado con las rodillas verduzcas y la camiseta gris. Me gusta el color verde; el de las hojas del helecho que casi nunca riego, el de algunos escarabajos y el de la botella de vino cuando se termina. Hay días en los que no me soporto. Me gusta el chocolate puro con almendras enteras y pan crujiente después de comer. Es repugnante sorprender a una cucaracha dentro de mi satén. Me gusta el olor de las palomitas recién hechas, porque lo del cine es secundario. Disfruto viendo cómo los niños se parten de risa, no me importa si eso implica tener que disfrazarme, pintarme como una puerta, ponerme coletas o perder mi dignidad. Me gusta la sorpresa de descubrir cómo habrá quedado la pieza tras sacarla del horno. Me gusto y no me gusto pero eso ya depende del momento.

     

    Nací hace en Valencia, tierra de mar y mucho sol. Comencé mi vida de artista desde muy niña, el día en que mi padre me llevó a la calle de la Paz a comprarme una caja de madera con óleos de todos los colores y un montón de pinceles de todos los grosores.

    Dejé la profesión de abogado allá por el 2006 para dedicarme a la ilustración. Autodidacta de la ilustración desde que nací he descubierto el mundo apasionante de la cerámica. Me subí al tren del barro con la esperanza de no tener que bajar jamás y aquí me tenéis embarcada en esta fascinante nueva aventura.