Afrontar un proyecto

Qué ilusión cuando te proponen un nuevo proyecto, ¿verdad?

Para el que es emprendedor cada nueva propuesta es un nuevo reto que te recarga las pilas al cien por cien. Sin embargo, para que puedas disfrutar absolutamente de este momento es importante que lo tengas todo bien atado.

Presupuesto

Para empezar es imprescindible que calcules los costes del nuevo reto. En ellos incluye no sólo los materiales que vas a tener que utilizar sino también los suministros, (electricidad, agua) y por supuesto el valor de tu trabajo. Todos estos parámetros formarán parte del coste de tu producto. Es aconsejable que te ayudes de una hoja de excel para hacer estos cálculos. Te permitirá conocer varias opciones tan solo cambiando un parámetro sin necesidad de rehacer todo el cálculo.

Organiza tu espacio

Si se trata de producir muchas piezas de un producto concreto, deberás tener en cuenta el espacio que vas a necesitar. Es muy importante que lo tengas todo previsto. La organización del espacio es fundamental para acortar tiempos. Si tienes todo el proceso organizado desde el principio, te permitirá ahorrar tiempo en la producción.

Materias primas

Asegúrate de que cuentas con las materias primas necesarias en el momento en el que las necesitas. Un retraso en la entrega de estas materias supondrá un retraso en tu trabajo que puede provocar estrés. Contacta con los proveedores y asegura la entrega de los productos en el momento en el que los necesitas.

Valora tu trabajo

Ya sabemos cuánto nos cuesta la producción, qué margen vamos a añadir al producto y tenemos controlada la entrega en plazo de las materias primas con las que lo elaboraremos. Es el momento de solicitar un adelanto de tu presupuesto. 

Para comenzar a trabajar en un proyecto a medida o personalizado es importante que se entregue una cantidad a cuenta de la factura final antes de comenzar a trabajar ni comprar cualquier material. Esta cuantía te debe permitir comprar las materias primas que necesitas y correr con el resto de los gastos, de manera que te permita no perder dinero si las cosas se torcieran. No es algo que suceda con frecuencia, pero es mejor estar prevenido. No debes preocuparte, el cliente comprende y asume totalmente esta práctica.

Cadena de producción

Comenzamos a trabajar. Haz un esquema de todos los pasos que requiera el proceso de producción e intenta maximizar a tope el tiempo. Cuando acabe la jornada, deja todo listo para comenzar la siguiente. Te pondré un ejemplo: Hace unas semanas comenzamos un proyecto para un restaurante que necesitaba un número elevado de piezas iguales.

  • Comenzamos por colocar físicamente una pieza de idéntico tamaño en cada estante para comprobar que habría espacio para todas ellas en el momento de la producción.
  • Dividimos la cantidad de piezas diarias necesarias para tener nuestro proyecto listo 7 días antes de la fecha señalada. Margen que nos permite un tiempo de reacción para posibles contratiempos.
  • Recopilamos el material necesario para producir las piezas diarias propuestas. En nuestro caso, nos gusta trabajar con lienzos bajo las piezas de barro por lo que nos hicimos con tantos lienzos como piezas diarias nos habíamos propuesto. Al día siguiente, usábamos esos mismos lienzos para las siguientes piezas.
  • Vigila dada pequeña cosa que entorpezca tu trabajo y mejórala. Un pequeños gesto te ahorrará mucho tiempo. Es mejor parar y buscar una solución. Te pongo un ejemplo: todas nuestras piezas se amasan a mano con rodillo. En el proceso de amasado, dejamos el rodillo a un lado para poder dar la vuelta a la placa y amasar por el otro lado. Pues bien, nos dimos cuenta que, al dejar el rodillo acababa rodando por la mesa y entorpecía durante 3 segundos el proceso de producción. Lo solucionamos colocando un pequeña varilla de madera junto al rodillo que nos permitió dejarlo sobre la mesa de trabajo sin que rodara. Parece una tontería pero es importante mejorar estos pequeños contratiempos. Te ahorran tiempo y reducen el estrés.

Margen de reacción

Es importante que en tu esquema de producción temporal dejes un margen entre el final de tu trabajo y la fecha de entrega al cliente. Esto te permitirá abordar cualquier contratiempo que se pueda producir durante el proceso. 

Un margen te permite eliminar el estrés de la entrega en fecha determinada. Esto se refleja en tu trabajo y también en la relación con tu cliente. Es preferible que dejes este margen y te asegures cualquier contratiempo.

 

Espero que te haya servido alguna de las ideas para elaborar tu propio proceso de trabajo. Ya sabes que puedes hacer cualquier consulta en por correo.

 

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.